viernes, 3 de febrero de 2012

Una amenaza muy seria

No es la primera vez que hablo aquí de la más que seria amenaza del cambio climático. Hace unos días, en medios extranjeros (no sé si en medios nacionales se ha dado) salió una noticia muy preocupante. En el Océano Ártico se ha formado un embolsamiento de agua dulce de 80.000 kilómetros cúbicos, creando una especie de abultamiento en el océano, que no ha parado de crecer alarmantemente en los últimos 10 años. Las consecuencias para el clima de Europa, si esta masa se deshiciese, serían devastadoras, al provocar la detención de la Corriente del Golfo: otra Pequeña Edad de Hielo, quizá como la que se vivió entre los siglos XV y XIX, aproximadamente. En aquella época, la vida en el continente europeo se vio severamente afectada, al impedir el normal ciclo de las cosechas. En 1816, el llamado año sin verano, hizo tanto frío en esa estación que, entre otras cosas, fue la causa de que Mary Shelley escribiera su célebre novela Frankenstein. Uno de los periodos más fríos se produjo hacia 1850. En cierto modo, tal vez estemos regresando a quellos días: condiciones laborales de la época victoriana, y, tal vez, pequeña glaciación. El único consuelo es que esa combinación nos dio a Dickens; me pregunto si el público sabría apreciarlo hoy. En fin, advertidos estamos.


Más información en:


BBC News (inglés)


BBC News (español)


CORRIERE DELLA SERA

4 comentarios:

  1. No, me temo que en nuestro país esta noticia no ha trascendido. Tampoco se si alcanzaría el interés que se merece. Ya sabes que los artículos de ciencia ocupan en la mayoría de los diarios, el espacio de "sociedad". Con eso está todo dicho. Y sí, dudo que en estos tiempos en los que reina Don Winslow y Larsson el genial DIckens tuviera el renombre que se merece. Son otros tiempos

    ResponderEliminar
  2. Esa que tú citas, es la literatura que hay que escribir si se quiere vivir de esto, mejor o peor, y tener lectores. Y dejar las cotufas para la intimidad.

    ResponderEliminar
  3. Quizá algún día haya un cambio en el clima literario, esto, como en todo, va por modas. Quién sabe, si dentro de veinte años la gente devore libros de aventuras, de piratas y de náufragos como hace siglo y medio, o llamen la atención grandes historias, con un contenido social como Oliver Twist o Tiempos difíciles, que no hacen echar de menos a los tan venerados Chandler o Hammett.

    ResponderEliminar
  4. Sí, supongo que también esta mediocridad pasará.

    ResponderEliminar